SE HA PUBLICADO LA LEY 31/2015, DE 9 DE SEPTIEMBRE, POR LA QUE SE MODIFICA Y ACTUALIZA LA NORMATIVA EN MATERIA DE AUTOEMPLEO Y SE ADOPTAN MEDIDAS DE FOMENTO Y PROMOCIÓN DEL TRABAJO AUTÓNOMO Y DE LA ECONOMÍA SOCIAL. LA LEY VIENE A SISTEMATIZAR EL MARCO VIGENTE DE INCENTIVOS AL TRABAJO AUTÓNOMO Y A LA ECONOMÍA SOCIAL, REUNIENDO EN UN SOLO TEXTO LAS MEDIDAS E INCENTIVOS ESTABLECIDOS EN FAVOR DE ESTOS COLECTIVOS, MEJORANDO, ARMONIZANDO Y AMPLIANDO LOS YA EXISTENTES, E IMPLEMENTANDO OTROS NUEVOS. ASÍ, ENTRE OTRAS NOVEDADES, SE AMPLÍA LA TARIFA PLANA PARA LOS AUTÓNOMOS QUE INICIEN SU ACTIVIDAD POR CUENTA PROPIA Y CON POSTERIORIDAD CONTRATEN TRABAJADORES POR CUENTA AJENA; LA EDAD YA NO SERÁ UN REQUISITO A TENER EN CUENTA PARA AQUELLOS EMPRENDEDORES QUE DESEAN CAPITALIZAR HASTA EL 100% DE LA PRESTACIÓN POR DESEMPLEO CON EL FIN DE SUFRAGAR TANTO LA INVERSIÓN COMO LOS GASTOS INICIALES DE LA APERTURA DE SU NEGOCIO; LOS MAYORES DE 30 AÑOS PODRÁN COMPATIBILIZAR DURANTE UN MÁXIMO DE 270 DÍAS LA PRESTACIÓN POR DESEMPLEO CON SU ALTA EN EL RÉGIMEN ESPECIAL DE TRABAJADORES AUTÓNOMOS (RETA).

Mediante esta Ley 31/2015, que entra en vigor el día 10 de octubre de 2015, se modifica y actualiza la normativa en materia de autoempleo y se adoptan medidas de fomento y promoción del trabajo autónomo y de la Economía Social, que, en el objetivo de dar un nuevo impulso a la cobertura del denominado «autoempleo» y a la economía social, implica la reforma y actualización de varias disposiciones legales que regulan esos dos ámbitos, como son, básicamente, la Ley 20/2007, de 11 de julio, del Estatuto del Trabajo Autónomo, la Ley 5/2011, de 29 de marzo, de Economía Social y la Ley General de la Seguridad Social (en lo que se refiere a la prestación por desempleo).
Según los últimos datos, el año 2015 empezó con 3.125.806 trabajadores autónomos, el 18,5% del total de trabajadores. Después de la caída del número de trabajadores por cuenta propia entre los años 2008 y 2012, desde hace 3 años el número de autónomos ha vuelto a aumentar paulatinamente.
Con esta nueva Ley el Gobierno pretende apoyar y mejorar las condiciones de los autónomos, como forma directa o indirecta de crear empleo. Asimismo se pretende ayuda a la economía social, debido a la estabilidad y calidad del empleo que esta crea.
A través de la misma se prevé la posibilidad de que el trabajador au­tónomo económicamente dependiente (TRADE) pueda contratar un trabajador en determinadas cir­cunstancias relacionadas con la conciliación de la vida familiar y laboral; se extiende la aplicación de la «tarifa plana» a los autónomos que inicien una actividad y con posterioridad contraten a tra­bajadores; se sistematiza la regulación de los incentivos al autoempleo y se modifican determinados mecanismos de cobertura social de autónomos.

Principales modificaciones

Entre todas las modificaciones incluidas en esta Ley podemos destacar las siguientes:

Extensión de la tarifa plana para autónomos.
Más opciones y facilidades para pedir la capitalización del paro.
Posibilidad de compatibilizar la prestación por desempleo con el alta en el Régimen de Autónomos sin límite de edad.
Se permitirá la suspensión de la prestación por desempleo durante un periodo más amplio.
Creación del pago único de la prestación por cese de actividad.
Incentivos a la incorporación de trabajadores a entidades de la economía social.
Mejoras para los TRADE.
Nuevas reducciones y bonificaciones de la Seguridad Social.