Tras la aparición de la emergencia sanitaria causada por la ya más que conocida COVID19 cientos de empresas se han visto obligadas a declarar un ERTE para sus trabajadores; sin embargo, el Real Decreto-Ley 463/2020, de 14 de marzo, establece que las compañías debían mantener a sus empleados durante 6 meses desde la reanudación de su actividad y han nacido así nuevas inquietudes laborales.

¿Significa entonces que un trabajador en ERTE puede, o no puede ser despedido durante ese periodo?

A continuación te explicamos los motivos por los que puedes ser despedido estando en un Expediente de Regulación Temporal de Empleo.

Motivos de despido estando en ERTE

A pesar de que el Real Decreto-Ley establecía que las empresas debían mantener a sus trabajadores durante 6 meses, dos meses más tarde se modificó esta ley y ya, mediante el Real Decreto-Ley 18/2020, de 12 de mayo, muchos empleados perdieron su empleo durante la crisis sanitaria provocada por la COVID-19.

Dado el periodo que nos está tocando vivir es muy común que nos surjan dudas sobre si tienes derecho o no a recibir una indemnización, en este caso, lo más recomendable es acudir a abogados especialistas, que son quienes te pueden orientar y ayudar y, si es necesario, establecer una reclamación.

Te explicamos los motivos por los que puedes ser despedido estando en ERTE

  • Motivos económicos: si la empresa está en riesgo de concurso de acreedores, ya sea por causas económicas, organizativas o de producción, puede despedir a sus empleados en ERTE; en este caso, los trabajadores tienen derecho a una indemnización de 20 días de salario por año trabajado, con un máximo de 12 mensualidades. 
  • Motivos disciplinarios: según establece el artículo 54 del Estatuto de los Trabajadores, en esta ocasión, no se tiene derecho a indemnización. Dentro de los supuestos que conllevan este despido disciplinario encontramos el acoso, las ofensas físicas o verbales, la disminución del rendimiento o la desobediencia, entre otros.

También se puede extinguir un contrato por los siguientes motivos: dimisión, jubilación o incapacidad permanente total, fin de contrato de personas con contrato fijo-discontinuo.

Del mismo modo, es importante señalar que los trabajadores que no han formado parte de un Expediente de Regulación Temporal de Empleo pueden perder su trabajo, ya que no se han visto afectados por estas medidas económicas.

¿Qué hacer si te despiden durante un ERTE?

Si perdiste tu empleo en el periodo de ERTE y crees que este no se ajustó a los motivos mencionados anteriormente te aconsejamos que consultes con un abogado ya que te asesorará de la mejor manera posible.

Hay que destacar que la empresa puede presentar un ERE después de un ERTE, si los daños provocados por la crisis de la COVID-19 han sido tan severos que la empresa se ha visto obligada a su cierre y al despido de su plantilla.

Si un trabajador ha retomado su actividad laboral después de un ERTE y, 6 meses después, ha sido despedido, el Gobierno le otorga al empleado una prestación por 180 días.

Diferencias entre ERTE y ERE

La principal diferencia entre un ERTE y un ERE la encontramos en que los segundos suponen el despido efectivo y directo de los trabajadores afectados, mientras que el ERTE suspende, de forma temporal, el empleo a toda o parte de la plantilla; además, en este último caso también puede llevar a una reducción temporal de la jornada.

El ERTE es válido durante un período de tiempo determinado; después, la empresa debe volver a contratar a los trabajadores, de forma que se trata de una medida excepcional. Por su parte, el ERE es una medida permanente; por ello, muchas empresas declararon un ERTE para sus empleados y, después, tuvieron que presentar un ERE.

También es importante señalar que el ERTE y el ERE tienen diferencias en su procedimiento.
Los ERE son más rigurosos y complejos, ya que es necesario un tiempo de consultas con los representantes y la presentación de una memoria explicativa de las causas, así como una documentación contable y fiscal y unos informes técnicos; en cambio, el ERTE es más ágil y sencillo.

En resumen: Si pierdes tu empleo estando tu empresa en Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) y no se debe a los motivos antes mencionados es muy importante que contactes con un abogado ya que puedes reclamar una indemnización.